Inspección técnica de edificios

La inspección técnica de Edificios, es un instrumento de fomento de la conservación de los edificios, de carácter obligatorio para todos los edificios cuya antigüedad supere los 40 años desde su construcción o de la última rehabilitación integral del edificio. Con posterioridad, los edificios se someterán a inspecciones dentro del año siguiente a aquel en el que se cumplan 10 años desde la última inspección.

Ventajas de la inspección técnica de edificios en Valladolid

  • Mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos.
  • Se garantiza la estabilidad del edificio, su durabilidad y seguridad.
  • Se evitan reclamaciones de terceros ante hipotéticos daños derivados del mal estado de nuestro edificio.
  • Se mantienen o se alcanzan las condiciones de confort y se reducen los consumos energéticos.
  • Se realiza por un técnico competente y con una visión global por lo que, en caso de ser necesarias, las inversiones en reparación y mantenimiento serán más eficaces y rentables.
  • Se evita la depreciación de los edificios manteniendo o aumentando su valor de mercado y mejorando las expectativas de alquiler o venta, ya que una ITE favorable constituye una garantía para vendedores, compradores o arrendatarios del buen estado del inmueble.

Cómo se realiza la inspección técnica de edificios en Valladolid

Se realizará una inspección técnica por cada edificio, con independencia de su distribución espacial, situación registral, catastral o su reseña postal. La inspección deberá realizarse como mínimo en la totalidad de las dependencias de planta baja, bajo rasante y bajo cubierta, alcanzándose en otras plantas un porcentaje mínimo del 60% que deberá ser representativo.

Respecto a las instalaciones del edificio se revisará el estado de las redes generales de fontanería, saneamiento y electricidad de los elementos comunes del edificio ante la evidencia de daños propios o inducidos a otros elementos por el mal funcionamiento de las mismas. Para las instalaciones de gas y los ascensores, únicamente se constatará la existencia de que se han superado las últimas revisiones periódicas con las empresas mantenedoras. La propiedad del inmueble estará obligada a presentar la documentación íntegra de la inspección ante el Ayuntamiento de Valladolid junto con la solicitud de inclusión en la Base Municipal de Datos de Inspecciones Técnicas de Edificaciones Favorables.

El Ayuntamiento de Valladolid puede requerir a dichos propietarios la exhibición del último certificado de inspección y su informe anexo. Si los citados documentos no se presentan antes de que transcurra el plazo dado en el requerimiento, el Ayuntamiento puede ordenar la práctica de la inspección técnica del edificio en sustitución y a costa de los propietarios obligados.

Si el certificado de la inspección técnica de edificios, es desfavorable, la documentación incluirá además:

  • Descripción de las obras y trabajos que se consideran necesarias para subsanar las deficiencias detectadas y calendario de las mismas adaptado a las prioridades en su ejecución, primando aquellas que afecten a la seguridad.
  • Presupuesto estimativo u orientativo de las medidas, trabajos y obras descritas en el apartado anterior, que en ningún caso tendrá carácter vinculante.

La presentación en el Ayuntamiento de una inspección técnica con certificado desfavorable no exime al interesado de solicitar, conforme al procedimiento establecido, la correspondiente licencia para la ejecución de las obras estipuladas en el informe.

Una vez subsanadas las deficiencias que dieron origen al certificado de inspección desfavorable, se realizará una nueva inspección técnica que lo ratifique concluyendo en un certificado favorable y su informe, con detalle de las actuaciones más relevantes llevadas a cabo que se presentará como documento Anexo. Dicho certificado favorable y el informe así como el resto de documentos se presentarán en el Registro Municipal junto con la solicitud de inclusión en la Base Municipal de Datos de Inspecciones Técnicas Favorables.

El incumplimiento de la ITE supone una vulneración del deber de conservación y por tanto una infracción urbanística que conllevará la imposición de sanciones.

En ARTINOR, ofrecemos la posibilidad a la Comunidad de Propietarios de realizar una inspección en su edificio y a sus instalaciones como las redes generales de fontanería, saneamiento y electricidad de los elementos comunes del edificio. Descripción de las obras y trabajos que se consideran necesarias para subsanar las deficiencias detectadas. Y tramitación de todas las gestiones con el Ayuntamiento para el cumplimiento de la ITE.

Para más información puede descargar la Nota Informativa del Ayuntamiento de Valladolid sobre I.T.E. de edificios: Nota Informativa I.T.E.